10 formas en las que el azúcar te daña, lenta pero progresivamente 2

10 formas en las que el azúcar te daña, lenta pero progresivamente

Azúcar, atrás quedaron los días en los que se podía genuinamente pensar que era un simple condimento mas para endulzar cosas, hoy, quien mas y quien menos sabe que está llena de calorías vacías y que, en exceso resulta muy perjudicial, pero cuanta azúcar es un “exceso” y cuáles son los posibles riesgos de dicho exceso?

Bien, la realidad real es que podemos conseguir toda la glucosa que necesitamos y mas comiendo normal con 0 azucares añadidos, los cereales y harinas se metabolizan en glucosa, así como los vegetales y la fruta, la glucosa es la única molécula de hidrato de carbono simple que corre por tus venas, la fructosa va a hígado y se convierte en glucosa, los hidratos de carbono digeribles de los vegetales (esto es, los que no son fibra y pasar por todo el tracto digestivo sin incorporarse al organismo) se convierten en glucosa…… incluso, si el cuerpo considera que necesita más glucosa para los músculos o el cerebro, puede convertir la proteína en glucosa mediante un proceso llamado  glucogénesis.

Es por esto que prácticamente TODO el azúcar añadido que consumas es un exceso.

Algo problemático, pues muchas comidas preparadas y productos llevan azúcar simplemente para engañar a tu cerebro y hacerte comer más. Las cosas a las que se les añade azúcar sacian menos, pese a tener más calorías, con lo cual el fabricante se asegura de que comas más (para lo cual tienes que comprar más). Esta práctica tan poco ética ha dejado unas sociedades cada vez más obesas y con mayores problemas de salud, hasta el punto que el azúcar es, junto con el sedentarismo, la principal causa de obesidad de la sociedad moderna.

Por supuesto, excesos pequeños y ocasionales causaran unas cantidades de daño mínimas que el cuerpo podrá reparar sin muchos problemas, mientras que excesos enormes y frecuentes irán desgastando y dañando el cuerpo lenta y progresivamente en multitud de maneras, más deprisa de lo que este puede mantenerse y repararse a sí mismo.

Veamos las principales formas en las que el azúcar daña tu organismo.

1. Aumento de peso/Obesidad

El azúcar es un producto muy calórico, algo especialmente malo en un producto sin valor nutritivo (calorías vacías) El azúcar es rápidamente absorbido como glucosa, la cual es transformada y almacenada en forma de grasa si no se gasta por completo.

El aumento de grasa, si no se controla, puede conllevar también toda una serie de enfermedades peligrosas y problemas de salud de lo más variopintos, pero hoy procurare centrarme solo en lo que tenga una relación directa con el azúcar.

2. Interfiere con la absorción y transporte de nutrientes

No solo no aporta nutrientes sino que también perjudica a los nutrientes que si consumes.

Disminuye la asimilación de cromo, cobre calcio y magnesio, provoca una menor densidad ósea, y problemas tanto dentales (como las caries) como óseos (osteoporosis) y  afecta a los niveles de vitaminas del grupo B, lo que también puede conllevar toda una serie de problemas adicionales, como depresión, palpitaciones u ansiedad.

3. Aumento de insulina en sangre

Haciendo muy difícil perder peso (incluso en déficit calórico)

4. Aumento de la grelina.

Aumenta la grelina, la hormona reguladora del hambre, y reduciendo la leptina, provocando que comamos mucho más de lo que necesitamos. Hay una razón por la que casi todos los alimentos preparados y snacks llevan azúcar, engañan a nuestro cerebro para que comamos mucho más de lo que necesitamos, y de esa forma venden más, pero lo acabas pagando caro, y no solo en dinero.

5. Alteraciones hormonales.

El azúcar hace sobreesforzarse a diferentes glándulas para paliar sus efectos, lo que provoca una mala regulación de la presión sanguínea, la adrenalina, puede provocar diabetes del tipo 2 aunque no seas alguien genéticamente predispuesto a ello, y afecta negativamente a tu memoria y concentración.

6. Destruye la flora intestinal

Ayuda a la reproducción de bacterias, parásitos y hongos en nuestro intestino, lo que nos deja no solo con antojos intensos de más azúcar, sino que también entorpece la digestión de alimentos “de verdad”

7. Acelera el envejecimiento

No solo incrementa los radicales libres, y con ellos, el daño oxidativo, sino que si la glucosa supera la capacidad de transporte de sus canales habituales en las células, se une a las proteínas para ser transportada, proteínas como el colágeno, lo que hace que la piel pierda elasticidad y se vuelva más flácida, dando la impresión de tener más años que los que realmente hemos cumplido.

8. Acelera el cáncer

Ya que las células cancerosas se pueden alimentar del azúcar, y aunque no está completamente demostrado, hay indicios de que un exceso de azúcar también podría favorecer su aparición.

9. Causa adicción

9Sobran las palabras, cuando dejas de tomar azúcar, tus niveles de azúcar en sangre disminuyen notablemente y deseas mas, te encuentras “con flojera”. Hay muchísima gente que dice que “tiene hambre” con frecuencia, que no podrían estar un día sin comer, que si no almuerzan se quedan sin fuerzas……. Pese a tener un peso adecuado o incluso sobrepeso.

Eso  más que hambre (necesidad de comer algo, con poca preferencia de el que) son ganas de comer (antojos de comer X o Y, frecuentemente alimentos dulces o con alta proporción de carbohidratos) provocados por la bajada de azúcar al pasar horas desde el ultimo aporte.

10. Afecta el ánimo

El azúcar libera serotonina, lo que provoca una sensación fugaz de bienestar, y también que se nos antoje cuando estamos tristes. Sin embargo, un consumo excesivo puede provocar una liberación excesiva, dejándonos con depresiones, ansiedad, cambios de humor y nerviosismo.

Próximamente hablare de alimentos que son fuentes ocultas de azúcar que conviene revisar (pues buena parte de la azúcar que ingerimos al día lo hacemos sin ser conscientes de ello) y de alternativas más saludables que el azúcar, pues la mayoría de edulcorantes como la sacarina, el aspartamo o el acesulfamo de potasio son también tremendamente dañinos, si bien menos calóricos.

Este post continúa en el siguiente, si no lo has visto aun, puedes encontrarlo aquí.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *